X
Menu
X

¿A qué JUGAMOS?

Reportajes y Notas

¿A qué JUGAMOS?

Entrevista a la Profesora Inés MorenoREVISTA JARDÍN de GENIOS

La Profesora Inés Moreno ha sido entrevista para la revista. trascribimos el artículo que será publicado a raíz de las vacaciones familiares tan próximas en el calendario: “¿A qué jugamos? Una guía práctica con 10 juegos y actividades para realizar en familia y al aire libre durante estas vacaciones. Las vacaciones brindan el contexto perfecto para que chicos y papás disfruten de actividades recreativas juntos.

Según Inés Moreno, directora general del estudio que lleva su nombre, dedicado a la preparación de profesionales en Recreación y Juego, “El juego es un elemento fantástico para que la familia pase un momento entretenido y sus integrantes se vinculen y conozcan”. Una salida normal a la plaza, un rato en el jardín de la casa o una excursión pueden convertirse en el espacio ideal para jugar. Es lo que, por ejemplo, descubre quien ve a un grupo de chicos jugar: corren, saltan, se persiguen, patean pelotas, realizan pequeñas escenas con sus muñecos o se trepan a los árboles. “Toda situación puede transformarse en un juego si dejamos volar nuestra imaginación”, indica Moreno.

La especialista recomienda, como requisito fundamental para pensar e implementar cualquier juego con los chicos, que los papás cuenten con actitud lúdica. Es decir, que estén dispuestos a jugar ellos también. “Es importante que los papás se abran a los ojos de sus hijos ya que muchas veces son ellos los que idean una actividad original y divertida”, afirma Moreno. Con esto en mente, existe todo un abanico de actividades lúdicas para realizar con los chicos y pasar juntos un hermoso momento. Aquí, 10 juegos para realizar en familia y al aire libre.

1-  ¿Dónde estoy? Jugar a las escondidas todos juntos puede ser muy entretenido. Si los chicos son muy pequeños, pueden adaptarse las reglas y jugar en parejas formadas por un adulto y un chico

2- Por el caminito – Con los elementos que se tengan a mano, puede hacerse un caminito para que recorra un integrante de la familia con los ojos tapados. Los demás jugadores tendrán que darle indicaciones para guiarlo hasta el punto de llegada

3- Rayuela – Otro clásico es la rayuela, juego súper sencillo porque no precisa más que unas tizas y una piedrita. Es importante tener en cuenta el tamaño de los cuadraditos para que los chicos puedan efectivamente saltar de uno a otro. Además, según la edad de los jugadores, es posible adaptar las reglas: los más chiquitos, por ejemplo, pueden saltar con los dos pies juntos. También es posible contar con variantes del diseño (en forma de caracol o con aros) y del contenido de los sectores: números, palabras, letras y nombres de integrantes de la familia, entre otros. Ideas muy interesantes en: www.museodeljuego.org/_xmedia/estudio/0000000812/docu1.pdf .

4- Pinto lo que veo – Es una actividad muy tranquila y permite que todos compartan diferentes miradas sobre su entorno, técnicas para pintar y los materiales. Además, puede realizarse en el jardín de casa, en un parque o en algún lugar interesante para toda la familia.

5- Juguemos al picnic – Ir de picnic es toda una aventura: preparar la comida, elegir el lugar para sentarse, disponer las cosas sobre el mantel y compartir los alimentos. Pero además, cualquier picnic se puede transformar en un juego. Así se puede jugar, por ejemplo, a que alguien descubra el elemento del mantel que han escondido los demás.

6- Barriletes – Esta clásica actividad puede resultar muy completa. Implica creatividad a la hora de diseñar y de armar el barrilete, actividad física al remontarlo y, por supuesto, la alegría de ver algo construido con las propias manos volando por el cielo. ¡Es sin dudas un clásico que no pierde su encanto! Planos de diferentes modelos, en: www.batoco.org/planos.

7- De campamento – Si es posible contar con una carpa, algunas bolsas de dormir y un jardín donde acampar, esta actividad suele ser muy enriquecedora. La familia entera puede comer bajo las estrellas, entonar algunas canciones alrededor de un fogón, y compartir anécdotas y relatos.

8- ¡A la pelotita! – Los chicos adoran jugar con pelotas y las ideas para hacerlo pueden ser muchas: patearla, picarla contra el suelo, arrojarla lo más alto posible, pasársela entre los jugadores con diferentes técnicas (por el aire, con un pie, haciéndola picar dos veces, entre otros) o ver quién la tira más lejos. Es importante dejarse llevar por las iniciativas de los chicos. Ellos pueden idear nuevos y originales juegos.

9- Es tiempo de contar – Moreno destaca la importancia de que los chicos puedan entretenerse al aire libre: “Salir en familia a un medio natural es fundamental, especialmente para aquellos chicos que viven en ciudades, que no están preparadas para el juego”, opina. Esta actividad podría hacerse en cualquier espacio y consiste en encontrar entre todos una determinada cantidad de elementos diferentes de la naturaleza y ordenarlos por tamaños. También pueden buscarse otras variantes como las de contar cuántas hormigas pasan por un caminito o cuántos pájaros pueden encontrar en los árboles.

10- Búsqueda del tesoro – También entre los grandes clásicos, este juego no pierde su encanto. Alguien debe esconder un objeto y los demás deben ir buscando las pistas que los llevarán a descubrir el “tesoro”. Si los chicos que juegan están aprendiendo a leer, pueden escribirse las pistas con letras grandes y claras. Si en cambio, son más pequeños, pueden contar con dibujos, colores y números. Esto permite que puedan “leerlas” entre todos y pensar cuál es la respuesta de cada pista.

Reportaje de Pamela Altieri