X
Menu
X

Entrevista a la Prof. Inés Moreno desde el Portal de Telefónica Argentina

Reportajes y Notas

Entrevista a la Prof. Inés Moreno desde el Portal de Telefónica Argentina

A modo de entrevista…

¿Desde que perspectiva abordas el juego?

Voy a intentar responder a esta pregunta de una manera muy personal.
No concibo el juego de otra forma que no sea vinculado con la acción. Respeto las investigaciones y los trabajos que nos nutren exclusivamente desde la bibliografía, pero en mi caso, resulta insatisfactoria e insuficiente para dar un encuadre contundente.
Gracias al Juego conocí realidades, viajé y trabajé en diferentes países con culturas, modelos metales y pautas muy nuevas para mí. El Juego me permitió ser más flexible sin renunciar a mis convicciones, intentando parecerme a un junco que puede doblarse pero no se quiebra.

¿Podrías definirlo?

El juego abarca una gama amplia de conceptos, ideas y acciones. Desde su origen y hasta la actualidad se ha tratado de buscar definiciones y clasificaciones para encuadrarlo dentro de los paradigmas de la ciencia positivista. Sin embargo, todo intento de circunscribir el juego a una única verdad excluye otras aproximaciones y por tanto el resultado se torna reduccionista y ficticio.
El juego es mucho más que la clasificación piagetiana de juegos de ejercicio, simbólicos y de reglas, o la clasificación de Roger Caillois: juegos de competencia (Agon), suerte (Alea), simulacro (Mimicry) y vértigo (Ilinx) o la de Buhler y Chateu: juegos funcionales, ficción y de imitación.
El juego está presente en el desarrollo filo y ontogenético, constituyéndose como un valor productor de cultura. El hecho de ser el Homo Ludens anterior al Homo Sapiens nos plantea la relevancia del Juego en el desarrollo humano, así como en la construcción de la cultura.
El por qué resulta tan dificultoso una definición de juego, así como clasificar los juegos a partir del tipo de conducta que la persona expresa denota la complejidad a la que alude. Por otra parte la síntesis “el Juego es vida” tampoco resuelve la problemática de su encuadre dado que es tan amplia que se vuelve vacía de contenido para quienes no han tenido la experiencia de incluir la actitud lúdica a su vida cotidiana.
La vida es juego es un axioma al cual adhiero en su profundidad, sin embargo expresa tanto que no dice nada. Discriminar qué es juego
de lo que no lo es implica una ardua tarea.
”No toda actividad humana es juego pero cualquiera puede serlo ”

¿Cómo eran tus juegos de chica?

Tengo más recuerdos en mi primera infancia de juegos solitarios: la mamá, la maestra, la familia, cantar y bailar. En una ocasión, cuando finalizaba un juego en la vereda de la calle Rocamora me subía a caballito de una nena que me molestaba hasta el cansancio. Terminé por arrancarle los pelos (algunos quedaron en mis manos) mientras le gritaba que no la soportaba más. El juego le permitía a Pupa (mi sobrenombre en la infancia) poner límites y distancia.
Aparecen en mí multitud de imágenes: el armado de un escenario en el patio de una vieja casa en la calle Rocamora. Allí Pupa cantaba y bailaba imaginando un público que la aplaudía. La música incentivaba el juego con disfraces para ser cantante, estrella de cine o bailarina clásica. Así, en discos de pasta coloreados se escuchaba la pájara pinta, a Tatín con la cucaracha o el Lago de los Cisnes. Por un tocadisco casi manual la voz de Lolita Torres animaba mis movimientos. Canciones españolas que me enseñó mi mamá hoy me emocionan cuando estoy parada en la calle de Alcalá en Madrid y aparece la melodía, la letra y una catarata de imágenes de mi niñez.
Pupa también jugaba a la maestra. Los almohadones del sillón-cama de la niñez se transformaban en las mesas donde los alumnos, todas las muñecas y osos aprendían. Para ello Pupa se tomaba el trabajo de hacer antes los cuentos, los dictados y las familias de palabras que después corregía.

¿Qué sucede cuando el juego es parte de la vida de las personas?

El juego puede ser una poderosa herramienta para el desarrollo o la destrucción de la vida, es una actividad conspirativa porque: activa todas las energías, incentiva la imaginación y la fantasía (componentes básicos de la creatividad), supone la participación, generando el sentimiento de “ser parte”, Estimula y permite confiar en las capacidades personales, favorece el no repetir, probar lo nuevo, arriesgarse, aventurarse a otras conductas, otros resultados e invita a no batallar con aspectos anacrónicos (económicos, sociales, culturales, políticos) que se perciben como parte de un proceso que agoniza.
El juego puede contribuir, de esta forma, a un cambio evolutivo de las personas, grupos, organizaciones, y de la sociedad en su conjunto, pues todas las conductas involucradas son claramente vividas y no solo una visión racional.

¿Cuáles fueron los disparadores para escribir tu último libro: El juego y los juegos…en que pensaste?

Fue difícil escribir sobre el juego y los juegos, por mi cabeza pasaron preguntas como:
¿Cómo es eso de escribir sobre la vida, lo cotidiano?
¿Cómo es esto de transmitir imágenes, sensaciones, pensamientos?
¿Pueden mis palabras recrear las emociones que están plasmadas en cada situación de juego?
¿Puede la sintaxis transmitir el proceso que transforma a quien atraviesa y se deja atravesar por el juego?
Espero que esta pequeña contribución sea de apertura para los visitantes del Globo Rojo quienes están invitados a realizarme y realizarse más preguntas.